Lucy Atkin

 

     Ha sido una experiencia enriquecedora para mí y espero para Deysi Gómez Hernández. Al principio me preocupaba de qué podríamos hablar. Deysi era algo callada y me costaba trabajo escucharla. Ahora es una jovencita muy desenvuelta que me platica muchas cosas de su vida y yo de la mía.

Me ha dado mucha satisfacción de vez en cuando poder resolver pequeños retos en su camino: la laptop en desuso que volvió a renacer, los lentes que espero ayuden a que Deysi vea mejor y más lejos, su vida plena y llena de aventuras.

Cuando supimos que Deysi tenía mucho interés en conocer otros lugares fuera de Oaxaca, le invitamos a ella y a su hermano menor a viajar con nosotros a Cholula, Puebla y Tlaxcala durante las vacaciones navideñas. Fueron muy buena compañía y nos divertimos muchísimo. De hecho mi esposo y yo vimos cosas que nunca habíamos visto en esa zona, a pesar de haber pasado y vivido por allí anteriormente. Creo que a todos y todas nos abrió los ojos.

También he visto cómo Deysi, al principio, luchaba para salir adelante en la escuela. Fue difícil para ella porque quería trabajar por las tardes para apoyar a su mamá. Ella tiene una fuerte sentido de responsabilidad con su familia y yo no me di cuenta que estaba muy cansada y se le dificultaba mantener su promedio en la escuela.

De hecho, el Fondo la suspendió temporalmente y nos dio una llamada de atención a las dos: yo sentí que le había fallado horriblemente, pero platicamos mucho y logramos ver unas soluciones basadas en la gran motivación de Deysi.

Así entre las dos, planteamos al Fondo cómo Deysi iba a salir adelante y levantar su promedio. Y lo hizo en forma excelente, cumplió su plan y ahora va muy bien en la escuela y continúa con muchas ganas de estudiar la universidad, posiblemente en Puebla.

Otra cosa de Deysi que me gusta mucho es su compromiso para encontrar una carrera que le permita ayudar al ambiente y a la gente de su pueblo.

Ha hecho varios proyectos en la escuela de productos sustentables, uno de ellos fue una lonchera hecha de carrizo que crece en su pueblo, para que las y los jóvenes de la escuela no desperdiciaran tanto plástico y papel.

Me pareció muy creativa la forma en la que lideró el proyecto y lo llevó a cabo. Afortunadamente a su maestra también le pareció excelente.

Muchas gracias al Fondo Guadalupe Musalem A.C. y a Deysi por dejarme entrar en esta aventura, aprender mucho junto con ella y tener la satisfacción de verla madurar y abrirse al mundo. 

Teléfono:

01 (951) 51 4 69 27

Horario de atención

de 9:00 a 17:00 horas.

Segunda privada de Orquídeas No. 103, Colonia Las Flores,

Sta. María Ixcotel, Sta. Lucía del Camino, Oax. C.P. 71228

coordinacion@fondoguadalupemusalem.org